La fiesta del tequila

En todos los países hay días de celebración establecidos, que las personas esperan con ansias. Algunos son de carácter político, otros de corte cultural. En México una de las festividades más esperadas es el Día de Muertos, en el que se rinde tributo a todos los familiares y ancestros que no se encuentran más en este mundo. Los mexicanos llenan cestas con comidas típicas, como el pan de muertos, y van a los cementerios. Embellecen las tumbas con flores, adornos de papel y velas, ofrecen alimentos a los difuntos, y comen y beben hasta saciarse.

Otra de las principales festividades mexicanas es la Feria del Tequila, próxima a realizarse en el mes de octubre. Aunque el tequila no se produce en todo el país, sí es una cuestión de orgullo nacional, y los estados que no son productores montan sus ferias alrededor de los tipos de tequila más consumidos en la región. La capital, ciudad de México, es donde se lleva a cabo la feria más importante, y productores de todo el país quieren llevar muestras de sus tequilas allí. Algunas marcas de tequila ya bien establecidas, no faltan nunca en la feria capitalina, como Don Julio, Hornitos y Cuervo, casas insignes en la tradición tequilera.

Participar en cualquier feria es importante para los productores, no solo por la competencia para determinar el mejor tequila del año, otorgado por el público, sino también por la oportunidad económica que esto representa. Principalmente en el Distrito Federal y otras grandes ciudades, las ferias son visitadas por nacionales o extranjeros dueños o representantes de empresas interesadas en adquirir grandes cantidades de tequila, o de firmar un contrato con alguna casa tequilera. Así se cierran acuerdos de millones de dólares y aumenta el prestigio de una marca de tequila o de una región tequilera en específico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *