El origen de todo

Quizás no todos en el mundo sepan que el tequila se obtiene de una planta llamada agave, pero sí saben que proviene de México. El agave es una especie vegetal oriunda de este país centroamericano, conocida por varios nombres como maguey, pita y mezcal. Su existencia está documentada desde hace cientos de años, incluso desde antes de que llegara Cristóbal Colón a América. En la época precolombina el agave se utilizaba para diferentes fines, debido a todas las propiedades que tiene. Es una planta con hojas largas y fibrosas, de las que se podían obtener materias para crear tejidos y cuerdas. La planta tiene un centro húmedo, del que se podía extraer el aguamiel, como mismo se extrae el jarabe de arce de los árboles del mismo nombre. Este aguamiel es una especie de bebida alcohólica natural, base de la producción del mezcal, que también era conocido por los aztecas con el nombre de mezcalli.

El agave es una planta que presenta una larga lista de especies, y según cada especie varía el tamaño del arbusto. Generalmente es una planta de muchas hojas duras, largas y afiladas, con pequeñas espinas en los bordes, que parten hacia todas direcciones desde un mismo centro, brindándole una organización estéticamente placentera a la planta. Por esta razón, puede ser una planta ornamental de acuerdo con su tamaño o del espacio que vaya a adornar. Cuando la planta alcanza cierto nivel de desarrollo, de su centro nace una flor sujeta a la punta de una larga rama, que llega a tener más de un metro de altura. Las variedades más pequeñas se parecen mucho a algunos cactus, de los que son parientes lejanos. En el centro interior de la planta se encuentra la llamada piña, que se extrae para obtener de ella diferentes elixires para el consumo humano.