El lujo embotellado

Hoy en día existe un mercado más grande para los productos de lujo. Se encargan autos personalizados con interior de cuero y madera preciosa, se diseñan perfumes exclusivos para una persona, se confeccionan trajes con las más finas telas e incrustaciones de diamantes… En fin, cualquier cosa que pueda imaginar podría personalizarse y convertirse en artículo de lujo, siempre y cuando tenga suficiente dinero para pagarlo. Esa es la parte que no mencionan en los comerciales, para crear la ilusión de que cualquiera puede adquirir un producto de lujo.

El último artículo en sumarse a la lista de la personalización de lujo es el tequila. La marca mexicana llamada Clase Azul ha decidido crear una línea de botellas de tequila únicas en su tipo, y para eso se ha asociado con artistas mexicanos que han aportado singularidades a la presentación. En primer lugar, las botellas no tienen forma de botella, sino que recuerdan a un molinillo de pimienta, pero un poco más grande. El material usado no es el cristal transparente clásico, sino la cerámica, que ha sido pintada y adornada con diferentes colores y motivos. La marca Clase Azul comenzó como una pequeña empresa que vendía tequila barato y de baja calidad, pero ahora se considera una marca líder en la venta de tequila de lujo, ya que no solo las botellas son únicas, sino que el contenido es también de una calidad superior. El principal mercado para este tequila es Estados Unidos, y cada día aumenta el número de consumidores en dicho país. En México no se comercializa.

El director y dueño de la marca dijo en una entrevista que no concibió sus bellas botellas para botarlas en cuanto se terminara el tequila, sino que luego pueden ser utilizadas como búcaros y jarrones. Considerando que cada botella vale 30.000 dólares, más vale que dure por siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *