Arte en el tequila

El desarrollo y la práctica de las artes deben ir de la mano con las tradiciones nacionales. Esto lo entienden bien artistas de diferentes ámbitos. La muestra más reciente de hermanamiento entre dos manifestaciones artísticas es un poco abstracta. Para comprenderlo hay que considerar, en primer lugar, la fabricación del tequila como un arte. En segundo lugar, se debe tener imaginación y una mente abierta para ligar el tequila con la pintura.

Esto es lo que sucedió recientemente en la casa tequilera Cuervo, la más prestigiosa de todo el país. Quizás por este prestigio es que se atreve a enfrentar retos tan significativos. La casa Cuervo se alió desde hace años con varios pintores tradicionales mexicanos, que realizan obras de arte únicas que son hermanadas con ediciones especiales del tequila de esta casa, para crear una caja irrepetible, única en su tipo, que armonice con la botella que contenga. Este desafío tiene como resultado una presentación impecable y atrayente, que hace a la botella sobresalir por sobre todas las demás. El problema con esta idea es que al ser cada caja única, se vende a un alto precio, lo que puede disuadir a muchos de adquirirla. Por eso es Cuervo la única marca que puede realizar esta hazaña, ya que combina la novedad de una caja artística con el mejor tequila del mundo. Además, son ediciones limitadas para conmemorar tequilas especiales, ya de por si caros, pero que son perfectos para celebrar una ocasión especial o para hacer un buen regalo.

El más reciente artista en participar en este proyecto es Enrique Rosas, quien diseñó y pintó 100 cajas de madera con dibujos geométricos únicos y psicodélicos, con colores vivos y contrastantes, que le aportan personalidad a la botella de tequila añejo reserva superior que contienen. Son todo un festín para los ojos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *